Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Luisa Carnes. Fuente: ctxt, contexto y acción.

Un poco de su vida:

     Luisa Genoveva Carnés Caballero fue una escritora y periodista nacida en Madrid el 3 de enero de 1905. También es conocida por el pseudónimo de Clarita Montes. Además, fue una de las escritoras que contó la situación de las mujeres obreras durante la II República. Y a su vez, fue una de las grandes escritoras, pero también de las grandes olvidadas, que pertenecieron a la conocida Generación del 27.

     Luisa nació en una familia humilde que vivía en Madrid. Hija de Luis Carnés, un barbero y practicante, y de Rosario Caballero, una sastra. Sin embargo, su madre abandonó su trabajo para cuidar a sus seis hijos, Luisa era la mayor de todos.

        Carnés abandonó la escuela cuando tenía once años para entrar como aprendiza en un taller de sombreros que pertenecía a una de sus tías, aunque lo dejó poco después para trabajar en una pastelería.

     En 1923 le realizaron una entrevista en la que confesó que la primera vez que cogió una pluma fue para escribir un cuento, ya que no se podía gastar el dinero en uno, además de alimentarse con algunos folletos que se publicaban en los periódicos y algunas novelas baratas. Intercambiando libros en la biblioteca llegó a leer a Tolstói, Cervantes entre otros.

Todo ello lo aprendió mientras trabajó, desde 1928, como telefonista y mecanógrafa en la casa editorial Compañía Iberoamericana de Publicaciones (CIAP). Fue allí donde conoció a su primer marido llamado Ramón Puyol, un dibujante, con el que tuvo un hijo. Sin embargo, el matrimonio no prospero, y años más tarde, con el final de la guerra, conoció al que sería su gran compañero de vida, el poeta Juan Rejano.

Luisa Carnés y su hijo Ramón Puyol. Fuente: La Razón.

     Tras el cierre de la editorial, Luisa se mudó a Algeciras, aunque años después volvió a Madrid a trabajar como camarera en un salón de té, sitio que le sirvió de inspiración para el que fue su mejor libro, llamado Tea Rooms.

     Una gran parte de su obra está influenciada por su ideología, ya que Canés fue militante del Partido Comunista de España (PCE) y apoyaba a Clara Campoamor con el tema del sufragio femenino. También fue una defensora de la república, que además con el estallido de la guerra civil, Luisa escribió diversos artículos y obras de teatro a favor de la república que estrenó junto a Rafael Albertí, todo ello hasta que tuvo que irse a Francia.

     Gracias al ofrecimiento de Lázaro Cárdenas, presidente de México, se libro de un campo de concentración y se exilio a México en 1939. Durante el viaje coincidió con muchos intelectuales republicanos que huían de la represión.

     Ya no regresó a España, se quedó a vivir en México hasta su muerte. Luisa Carnés falleció en la Ciudad de México el 12 de marzo de 1959, a los 59 años, a causa de un accidente automovilístico, en el que viajaba con su familia, que si pudo sobrevivir.

Luisa Carnés, cuando trabajó de modista. Fuente: ResearchGate.

Su obra:

       La obra de Luisa Carnés se compone aproximadamente de una decena de novelas, unos sesenta cuentos, centenares de crónicas y tres piezas de teatro.

     Sus primeros cuentos fueron publicados en diferentes periódicos a partir de 1926, cuando se encontró el primero llamado Mar adentro. A partir de entonces empezó a publicar cuentos en distintos periódicos, apareciendo cuatro más en 1929.

Placa homenaje a Luisa Carnés. Fuente: wikipedia.

Desde su primera novela, escrita en 1928, los críticos se quedaron muy sorprendidos, ya que con tan solo 23 años, Luisa irrumpió con fuerza en los sectores literarios debido a su madurez literaria, su fuerza expresiva y su gran observación por lo que pasaba a su alrededor. Además, gracias a su narrativa social, tardó poco en convertirse en una de las mujeres más destacada de la cultura española de los años 30.

Compagino su escritura de novelas con la participación en los principales medios de comunicación que había en la época, La Voz, Crónica y Estampa entre otros, publicando en ellos diferentes cuentos, relatos y reportajes. También hizo hincapié en el teatro, con la presentación de una de sus obras, en el Teatro Lara de Madrid, renombrado en aquella época como Teatro de la Guerra.

Algunas obras:

  • Peregrinos de calvario (1928)
  • Natacha (1930)
  • Tea Rooms. Mujeres obreras (1934) – es su obra más conocida y la que le acabó por dar un gran reconocimiento.
  • Así empezó (1936) – obra de teatro estrenada el 22 de octubre en el Teatro Lara en Madrid.
  • De Barcelona a la Bretaña francesa.
  • El eslabón perdido.
  • Rojo y gris. Cuentos completos.
  • Donde brotó el laurel.
  • Rosalía.
  • Trece cuentos (1931 – 1963) – una selección de cuentos de Luisa editado en 2017
Tea Rooms. Mujeres obreras – Luisa Carnés. Fuente: Hoja de Lata.

Obras sin estrenar:

  • Cumpleaños (1966)
  • Los vencedores del miedo (1966)

Transmisión:

     Luisa Carnés fue una mujer que luchó y se esforzó por llegar y ser alguien a quién recordar. Fue escritora y periodista, después de una infancia en la que no puedo estudiar una vez que cumplió los 11 años, se convirtió en autodidacta mientras aprendía diferentes oficios. Consiguió nutrirse de grandes autores gracias a las bibliotecas, donde intercambiaba los libros e iba descubriendo diferentes mundos y formas de escribir, consiguiendo así una madurez y originalidad que sería apreciada en sus futuras obras.

    Sin embargo, como ocurrió con muchos intelectuales y afines a la república y que habían pertenecido a esa Generación del 27, tras la finalización de la guerra civil y la instauración del franquismo, emigró, primero a Francia, y tras la invitación del presidente de México, se trasladó allí con su familia. En México continuaría escribiendo sobre su experiencia, su viaje, y toda la situación que le tocó que vivir, haciendo aún más rica y extensa su obra.

Por desgracia, Luisa nunca regresó a España y falleció en un accidente de coche a la edad de 59 años, accidente en el que su familia sobrevivió. Pero sin duda, su obra y su legado ha sido un ejemplo y una muestra de todo lo que veían y sentían las mujeres en los años 30, y como sin ser consciente, intentando cambiar lo que ocurría a su alrededor e intentado ser una mujer que fuera recordada en una época demasiado complicada.

Fuentes: